El Logo es la imagen representativa de una institución. Éste puede componerse de tipografía e ícono o sólo de uno de estos elementos. Esta imagen es el elemento de diseño más importante de toda empresa, la representa en todas sus apariciones públicas: en sus productos, en los eventos que organiza, en la fachada de su edificio, etc. En el logo corporativo de reúnen todos los valores, objetivos e ideas de la compañía, es su firma de garantía y su carta de presentación. En nuestros días, el logo es un elemento sumamente complejo que se rige por muchos patrones de creación: el diseño (elaborado con todo su bagaje de conocimiento gráfico y visual), estudios psicológicos que miden su impacto en la psiquis, estudios de marketing que buscan el mejor recibimiento por parte del público consumidor, etc. La complejidad que presenta ha llegado a este punto después de transitar un enorme camino evolutivo a lo largo de la historia humana. No usaremos un cliché para introducir esta breve reseña histórica.

El uso de imágenes representativas para afirmar la identidad de un grupo humano y para diferenciarse de otro se remonta a al tiempo de las cavernas. Diferentes exploraciones hallaron inscripciones y dibujos en las cavernas antiguamente habitadas por humanos. Esto símbolos, aparentemente, identificaban al grupo de personas que vivía en estos habitáculos. En el transcurso de la historia ha sido una constante el uso de emblemas, estandartes y banderas para representar y diferenciar a los ejércitos en batalla como a los imperios y reinos de toda La Tierra. Es bastante popular el conocimiento del uso del llamado “sello real” para autentificar las cartas enviadas por los reyes a sus aliados o funcionarios a través de largas distancias y regiones en las que dicha carta era muy susceptible de falsificación. Este elemento que mantenía el sobre cerrado y constataba que no haya sido violado no era cualquier elemento, no era sólo una constatación “física” de que el sobre o ha sido abierto sino que llevaba impreso un símbolo que certificaba la procedencia real de la misiva. En la Edad Media, los herreros y artesanos utilizaban un símbolo que forjaban en sus obras para identificarlas como propias. Esta práctica cambió el modo de adquirir productos ya que introducía un valor agregado: la autoría del mismo. Tras la revolución industrial y con el auge de las empresas y el mercado mundial las compañías comenzaron a utilizar logos corporativos. Éstos servían para identificar a los productos con la empresa y para diferenciarlos de los de sus competidores. Claro está que no tenían el mismo carácter que en los días que corren en donde el logo es algo que va mucho más allá de la mera identificación de un producto.

Como puede verse, la evolución del logo fue algo bastante “natural” para llegar a lo que hoy en día es: una imagen representativa atravesada por la técnica de diferentes disciplinas. El carácter publicitario del logo es lo que hoy día tiene mayor importancia, aunque esto no signifique en absoluto que pierda su función representativa tradicional. Queremos ofrecerle ahora las tres características principales que presenta un logo eficiente para que usted pueda, con este conocimiento, planificar e intervenir más audazmente en el diseño de su logo logrando hacerlo lo más adecuado parta su compañía.

Durabilidad: es de suma importancia que se considere desde el principio al logo como un elemento que no podrá ser modificado así como así. En el logo se concentran todas las metas y valores de la compañía y la modificación del signo supone una modificación de los valores y metas y que esto se haga regularmente es muy poco serio. Pensemos, por ejemplo, en Coca Cola que mantiene su logo hace un siglo con excepción de leves modificaciones que llevaron décadas en operarse. Por otro lado, el logo representa a la empresa en todo momento, incluso en el mundo interior de los consumidores que piensan en ella a través del logo corporativo. Si éste se ve modificado, la imagen grabada en el recuerdo de las personas quedará obsoleta significado esto un gran perjuicio para la empresa si no se lo hace como corresponde. Por eso contamos a la durabilidad entre una de las tres características fundamentales de un logo eficaz.

Capacidad para ser recordado: es imprescindible que el diseño de un logo corporativo sea fácil de recordar, de lo contrario sería un diseño fallido. Muchas veces sucede que un diseñador nos presenta un diseño que nos deslumbra y nos agrada sobremanera pero que no cumple con los estándares de capacidad de recordación necesarios. Hay que estar prevenidos de esto ya que la tendencia natural es aceptar el logo; no obstante, eso sería un error. Por desagradable que sea rechazar un trabajo tan maravilloso, es necesario hacerlo si el logo no tiene capacidad para ser recordado ya que de nada sirve que una empresa se represente a partir de una imagen extraordinaria que nadie puede recordar. La búsqueda es por la calidad estética, es cierto, pero nunca en desprecio de la capacidad para ser recordado que tiene un elemento como el logo corporativo.

Claridad: finalmente, la tercera característica fundamental del diseño de un logo corporativo es la capacidad que tiene para ser interpretado correctamente, Igual que en el caso anterior, nos encontraremos con diseño de vanguardia que resultarán fantásticos pero difícil de asimilar para el consumidor. A menos que se trate de una estrategia publicitaria, nunca es conveniente hacer que el consumidor se relacione con el logo corporativo como si lo hiciera con un acertijo del cual la misteriosa respuesta fuera la compañía. El logo no sólo tiene que ser muy claro, sino que tiene que “escupir” su significado, tiene que entenderse en la milésima de segundo en que un consumidor lo tiene a la vista cuando viaje, cuando compra, etc. La elocuencia es una gran virtud de un logo eficiente y por más que nos encontremos con diseños increíbles, éstos deberán ser lamentablemente rechazados si no logran transmitir claramente el concepto deseado.

Conociendo estas tres características básicas que todo logo debe respetar, usted está listo para pensar y analizar con mayor justeza el diseño que se le presente. Pero no se trata de ser una máquina de rechazo, al contrario, hay que encontrar lo bueno en cada diseño y ser versátil: alguna compañía necesita que su logo resalte en capacidad memorable mientras que otra quizá necesite un logo que prime fuertemente su capacidad de elocuencia aunque tenga que sacrificar gran parte de sus otra características.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.logtechnology.net

affordable design service

design for medicine

http://www.designersrealty.com

American design